Argentina jugó un partidazo y se metió en los cuartos de final del Mundial de Qatar 2022

Con goles de Messi y Julián Álvarez, y algo de sufrimiento en el final, el conjunto de Lionel Scaloni se metió entre los ocho mejores del certamen.

Con momentos de gran nivel y algo de sufrimiento en el final, la Selección Argentina venció 2-1 a Australia y se metió a los cuartos de final del Mundial de Qatar 2022, donde ya esperaba Países Bajos.

Con goles de Lionel Messi, que marcó por primera vez en partidos de «mata-mata» mundialistas, y Julián Álvarez, el conjunto nacional lo ganaba con holgura; pero un tanto de carambola (en contra de Enzo Fernández) le dio suspenso a la definición del encuentro.

El viernes, desde las 16 horas en el Estadio Lusail, el conjunto de Lionel Scaloni buscará un lugar en semifinales ante Países Bajos.

La Selección Argentina hizo valer el favoritismo este sábado en el Estadio Ahmad bin Ali, de Rayan, y venció con autoridad y momentos de gran fútbol (y también con sufrimiento) a Australia, para avanzar a los cuartos de final del Mundial.

Desde el primer momento se vieron las intenciones del conjunto oceánico: bien ordenado y bastante metido atrás, intentando frustrar a un equipo nacional que tuvo paciencia y que manejó la pelota con criterio y sin desesperarse.

En modo «Scaloneta», el equipo de Scaloni mantuvo la poseción, pero con un poco de dificultad para terminar de crear las chances de gol. Tuvo que esperar hasta los 35, cuando apareció (cuándo no) Lionel Messi para marcar su primer tanto en instancias de mata-mata en mundiales.

El gol tranquilizó e hizo crecer al conjunto albiceleste, que encontró el 2-0 en el complemento, con una buena presión de De Paul y la siempre oportuna aparición de Julián Álvarez.

Con la ventaja, parecía imposible que Australia pusiera en aprietos a la Argentina, que estaba más cerca del tercero. Sin embargo, una carambola significó el descuento y que los oceánicos se pusieran en partido cerca del final.

Los últimos minutos fueron una verdadera locura: Argentina estaba para liquidarlo, pero falló en la definición final, y en el otra área sufrió con dos clarísimas del rival.

Hubo dos intervenciones claves y que posiblemente queden en la memoria colectiva de los argentinos durante varios años. Lo tuvo Australia con un jugadón de Behich, pero Lisandro Martínez tuvo una providencial salvada; y en la última, Dibu Martínez se quedó con un mano a mano impresionante.

Sí, Argentina sufrió pero no puede considerarse la verdadera película del partido. La Selección fue muy superior y la realidad es que el rival solo llegó tras el gol de carambola y en dos ocasiones claras.

En el equipo de Scaloni volvieron a verse altos niveles colectivos, como los de la previa del Mundial, y también individuales, en la dupla central (Otamendi ya es uno de los mejores centrales de la Copa del Mundo), Enzo, De Paul, Julián, y por supuesto, Messi, la gran figura del partido.

Argentina tendrá ahora más días para preparar la próxima final. Un partido con historia contra la siempre difícil Países Bajos de Van Gaal.

Comentários no Facebook