Bomberos De Avellaneda Respondió A Irresponsables Acusaciones De Un Tal “Panza” Cantero

La pasada semana en declaraciones e incluso, publicadas en modo “documento”, un tal “Panza” Cantero, difundió una serie de acusaciones llamando, incluso, a una rebelión fiscal al solicitar a los vecinos que no “paguen las tasas municipales”, entendiendo que los destinos que la municipalidad de Avellaneda le da, no son claros y suman fuertes sospechas de fraude o mala utilización de esos fondos. Apuntó contra la Asociación De Bomberos Voluntarios de la ciudad indicando que nunca entregan balance ni rendiciones del uso de esos fondos. Los ataques de Cantero fueron fuertemente criticados por varios vecinos e incluso, quien oficia de presidente de la Asociación de Bomberos voluntarios de Avellaneda publicó un documento en respuesta a las acusaciones inoportunas e infundas que puso en entredicho la honorabilidad de los miembros y de la propia institución del voluntariado.

Silvana Bandeo respondió en el programa La Grieta sobre la importancia de gestionar fondos de manera eficiente señalando que la asociación se esfuerza por “utilizar y optimizar recursos de manera responsable”. En respuesta a los comentarios críticos sobre la asignación de fondos, Bandeo expresó su desconcierto y la “invitación a una reunión de comisión” para aclarar dudas que Narciso “Panza” Cantero, no asistío. “Nadie entiende que quiere este señor”, se preguntó Bandeo.

Uno de los puntos destacados fue la preocupación sobre posibles repercusiones de comentarios que podrían inducir a los vecinos a “no pagar impuestos, específicamente la Tasa General de Inmuebles (TGI)”. Bandeo subrayó la “importancia de estos ingresos para el funcionamiento de la asociación y la prestación de servicios esenciales”.

En cuanto a la financiación, Bandeo detalló que la asociación “depende en gran medida de la TGI y de subsidios de la Nación”, aunque lamentó que el subsidio de este año aún no haya llegado. Explicó que los recursos “se destinan a gastos operativos, mantenimiento de vehículos y equipamiento necesario” para realizar su labor.

En relación con el subsidio, Bandeo mencionó la gestión realizada para obtener respuestas sobre el retraso en la entrega de fondos por parte de la Nación. Indicó que la asociación había iniciado un reclamo, pero hasta el momento, la respuesta ha sido escasa, afectando la planificación y ejecución de proyectos.

En cuanto a los proyectos recientes, Bandeo mencionó con orgullo la “finalización de la planta alta de la sede de la asociación” y la adquisición de “nuevos vehículos”. Sin embargo, también señaló los desafíos financieros asociados con la compra de equipos y la necesidad de presupuestos para ciertos elementos.

“Estamos sujeto, como institución, a responder a requisitorias administrativa de alto rigor y control. En su mayoría, los fondos se hacen por transferencia bancarias, es decir, no hay margen a malversar fondos, si se quiere recibir ayuda desde cualquier estamento del estado. Los elementos que se compran para la funcionalidad son exigibles por protocolos, no se puede comprar cualquier cosa de cualquier marca. Todo está bajo estricto control porque se exige eso en el orden administrativo. No entendemos a que refiere Canteros cuando siembra dudas sobre el uso de los fondos y gestiones de subsidios”, se preguntó.

Comentários no Facebook