Crisis Política En Norte Provincial. Golondrina Y Cañada Ombú Serán Intervenidas Por Un Sujeto Denunciado Por Recibir Contrataciones Millonarias Sin Licitación

Trascendió en las ultimas horas que el decreto del gobernador Maximiliano Pullaro destinado a intervenir la comuna de Golondrina, que no solo reprocha lo sucedido en la elección indirecta de sus autoridades – fundada el Ley – sino que quien será nombrado como interventor no es otro que un tal Marcos Ibáñez: Denunciado por recibir obras millonarias – contratación directa – del ex presidente comunal Elías Muchiut, – Los Laureles – responsable además de retener en su domicilio una computadora clave que contenías datos contables de la administración comunal. Se devolvió la PC luego de haber borrado valiosa documentación oficial.

La controversial decisión del gobernador Maximiliano Pullaro de intervenir la comuna de Golondrina bajo la fundamentación de que “No se respetó la voluntad Popular”, la decisión política tomada viene alzada de los pelos y muy seriamente reñida en términos legales si tomamos en cuenta las líneas frías de la letra que alberga la ley que refiere al hecho previsto. El acto electivo elige autoridades comunales – comisión – que luego sus integrantes deberán elegir por mayoría simple los cargos distribuidos en la comisión; es decir, su presidente, su vicepresidente y su tesorero. Es potestad de la comisión y soberana en su decisión.

En golondrina no se hizo otra cosa que ajustarse a derecho obedeciendo el espíritu de la ley en cuestión y su aplicación línea por línea. Mucho olor a “perdemos una comuna de las nuestras” y cualquier argumento sirve para justificar lo que a todas luces se advierte como un literal abuso de poder desconociendo los términos de leyes que el ejecutivo está obligado a respetar.

Según trascendidos, el decreto ya estaría firmado y dispuesto a ser aplicado, grite quien griete y zapatee quien zapatee. La decisión esta tomada y no hay marcha atrás. Lo verdaderamente desagradable de la noticia, es que el interventor asignado no es otros que un viejo conocido del norte santafesino, protegido y militante del radicalismo, al igual que sus tristes hábitos y mandatos. Denunciado varias veces por malversar fondos públicos u, obtenerlos de manera ilegal.

Marcos Ibáñez, esta a semanas de ser imputado por recibir contrataciones directas de la comuna de Los Laureles, por arreglo de caminos y otras obras publicas que nunca se realizaron. Por los montos que se manejaban, las obras se debieron licitar, hecho que nunca ocurrió. Elías Muchiut, al perder la comuna hace dos años, retuvo una computadora donde se tenían registros administrativos contables, que luego de denuncias legales y tras un escándalo, la devolvió con el disco de la PC oficial en blanco. la PC en cuestión, se cree, tenía datos de los contratos – contratación directa y pagos de obras nunca realizadas que habría implicado a Ibáñez y su empresa Horizonte.

La empresa de la que es dueño Ibáñez, entre otros accionistas, fue denunciados en la ciudad de Reconquista por entregar obras en mal estado o en estado defectuoso en la que también fue denunciada y revocado su contrato. De autoridades legislativa del concejo deliberante de Reconquista, también cayó un contrato que por los montos que grababa la obra, reñía con preceptos legales, por haber sido adjudicada de manera directa, cuando se debió llamar a licitación. La obra cayó y las refacciones del concejo deliberativo debieron esperar ser reasignadas con mayor prolijidad.

Marcos Ibáñez no es otro protegido dentro de las huestes del radicalismo que responden a Gogi Gregoret, Natalia Capparelli y Katia Passarino. Ibáñez, que lejos esta de presentar un curriculuim, hoy solo tiene un frondoso prontuario sobre serias sospechas que están siendo investigadas sumado a buenos padrinos políticos.

El norte santafesino sigue siendo el patio trasero donde los falsos influyentes obtiene chapa de funcionarios convirtiendo a esta región, en un triste aguantadero de repugnante inmoralidad.

La misma suerte corre la comuna de Cañada Ombú, hoy prácticamente acéfala por con el mismo conflicto de Golondrina. Ambas localidades eligieron sus autoridades que por caprichos de la provincia, impiden el ejercicio de sus mandante al evitar que se abran cuentas bancarias conforme a recibir coparticipación provincial y nacional.

Habitantes del pueblo ubicado en el norte verense relataron a InfoVera que no hay cortes de pasto y mostraron, como ejemplo, la torre de la cancha de fútbol que hace dos meses está tirada en el suelo, luego de que fuera derribada por la tormenta.

Por otra parte, señalaron el parate de las actividades en la Comuna a causa de la crisis política que atraviesa: “Acá en Cañada Ombú no se paga Jubilados y AUH. Hay que ir a Vera y una remisería a Vera cuesta $50.000”.

Comentários no Facebook