Cristina Kirchner llamó a marchar el 24 de marzo por una «democracia sin mafias»

La vicepresidenta Cristina Kirchner lamenó «que a 40 años de la recuperación de aquella democracia veamos a esa democracia con un Estado paralelo».

La vicepresidenta Cristina Kirchner llamó este martes a marcha el próximo 24 de marzo «bajo una consigna: Argentina y democracia sin mafias», porque «nos lo merecemos».

«Que a 40 años de la recuperación de aquella democracia veamos a esa democracia con un Estado paralelo, capturada por las mafias, no es justo para los que sufrieron las consecuencias de la dictadura ni para los millones de argentinos que siguen apostando a que la democracia es la mejor manera de vivir entre nosotros. Por eso creo que el año que viene, el 24 de marzo va a ser una fecha importante para que nos movilicemos bajo una consigna: Argentina y democracia sin mafias. Los argentinos nos lo merecemos», concluyó Cristina Kirchner en el acto de inauguración de un complejo deportivo en el partido bonaerense de Avellaneda.

La vicepresidenta Cristina Kirchner encabeza el acto de inauguración de un complejo deportivo en el partido bonaerense de Avellaneda, donde se aguarda que pronuncie un discurso de alto contenido político en el contexto del fallo de la Corte Suprema contra el Gobierno nacional por los fondos destinados a la Ciudad de Buenos Aires.

Tras los discursos del campeón del mundo de 1986 Héctor Enrique, el del gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y el del intente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, quien presento e inauguró el polideportivo municipal Diego Armando Maradona, ubicado en el barrio Villa Corina; llegó el turno de la Vicepresidente, quien reaparece en un acto público luego de la condena por la Causa Vialidad y en un clima político caliente por la coparticipación.

El discurso de Cristina Kirchner en Avellaneda

«Es una tarde muy especial porque ver a Jorge (Ferraresi) inaugurando playones deportivos me remonta a otras intendencias. No en el conurbano, sino en el sur del país, cuando Néstor se puso hacer complejos deportivos por todos lados. Acá los pibes pueden jugar en un descampado pero en el sur, con el frío y el viento, es difícil. La experiencia deportiva necesita mucha estructura», comenzó recordando Cristina Kirchner en vivo desde Avellaneda.

Y agregó: «Escuchaba también a Axel hacer colegios, alcaldías y hospitales, y también me recordó a aquella experiencia maravillosa de las tres gestiones como gobernador de Néstor. Me parecía que con la gobernación habíamos coronado una militancia política, pero lo que vino después, esos 12 años y medio que transformaron el país y lo desendeudaron. Me hicieron sentir un poco de nostalgia entre ambos».

Luego de esto, la Vicepresidente comenzó a hablar del lawfare y la proscripción, y manifestó: «Antes de venir para acá, veía algunos videograph que decía: ‘es el primer discurso de Cristina después de su renunciamiento’, bueno… vamos a hablar clarito, porque soy peruca y hablamos clarito». Inmediatamente, los presentes comenzaron a cantar: «Cristina Presidenta», y ella les dijo: «No era eso. No sean malos, no iba a hablar de eso, escúchenme».

«A lo que voy es a lo siguiente. Por un lado, algunos medios hablaron de ‘renunciamiento’ y otros de ‘autoexclusión’. El único renunciamiento que tuvo el peronismo fue el de Eva Perón y acá tampoco hubo ‘autoexclusión’, sino que hay proscripción, hablemos clarito», resaltó.

Fue en este momento, que comenzó a hablar del discurso que dio tras conocerse la condena por la Causa Vialidad y aseguró: «No estaba enojada y lo que dije fue algo meditado», y comenzó a reflexionar sobre las cosas que dicen de ella, y dijo: «Las mujeres siempre somos las locas, a los hombres siempre todo se le disculpa».

«La estrategia de proscripción no es nueva y creo que la comenzaron a pergeñar el día siguiente de aquel 9 de diciembre, cuando nos despedimos en la plaza y cantaban: ‘Volveremos’. Y lo primero que hicieron fue armar un juicio con denuncias, pero con una precisión y una cronología electoral, francamente, quirúrgica».

Y añadió: «Luego de un juicio armado, Ercolini era el juez, de tres años. Decidieron que el juicio oral en el que me iban a sentar en el banquillo de los acusados era el 21 de mayo de 2019, quince días exactos antes de que cerraran los plazos para armar los frentes electorales en donde se disputaría una vez más la presidencia de la Nación. ¿Saben por qué no se acuerdan de esa fecha? Porque tres días antes, el 18 de mayo, desarticulé esa maniobra prescriptiva cuando anuncie que íbamos a ir a un frente electoral con quien hoy es presidente de la República Argentina, simplemente por eso».

«Después el juicio siguió, que podría haber terminado en un años, pero lo estiraron para que llegue al próximo turno electoral, y el 9 de marzo van a leer los fundamentos de la proscripción. Y curiosamente, o no tan curiosamente, son esas licencias que por ahí se toma la historia, un 9 de marzo de 1956 en el Boletín Oficial se publica el decreto con el cuál se prohibía decir las palabras: Perón, Evita y cantar la Marcha Peronista».

Y continuó: «La proscripción es un acto de disciplinamiento hacia el conjunto de la dirigencia política argentina para que nadie se anime a tanto. Para que nadie se vuelva a animar a recuperar las AFJP, o YPF, o sancionar la Ley de Medios, o modificar la redistribución del ingreso de modo tal que los trabajadores participen en más del 50% del PBI, o que tengan el mejor salario, o que la educación tenga el 6% del PBI, o decirle ‘chau’ al FMI. Tiene un efecto disciplinario y vaya que lo logra».

También, la exmandataria habló sobre coparticipación y apuntó: «En estos días de la idas y vueltas, con la agrupación política, como yo digo: ‘amague y recule’ permanente, pero sirve de ejemplo. Dónde después de la pandemia, Sergio (Massa) decía que íbamos a crecer, y yo señalé que lo importante de ese crecimiento es que no se lo queden tres o cuatro vivos, y que era necesario mejorar la redistribución del ingreso y al hacer esto se tocan intereses, se genera molestias y represalias. También hablé del miedo que disciplina y frustra. Con miedo no se puede construir nada y pulveriza el poder popular, y tiende a desnaturalizar la política y aparezca la insatisfacción democrática».

Comentários no Facebook