Del Frade Sobre Vicentin: Investigar A La Empresa Y A Los Cómplices Por Parte Del Estado

El diputado provincial de Santa Fe, Carlos del Frade, se convirtió en una de las voces más requeridas para hablar de la situación de la firma Vicentin a partir de sus análisis detallados y las fuertes denuncias sobre las maniobras del grupo. En diálogo con Radio Gráfica, repasó la historia de la firma, sus vínculos con sucesivas dictaduras militares y todo un historial de defraudaciones.

“Nosotros estamos trabajando mucho sobre la historia de la firma. De los últimos cinco años nos preguntamos cómo un grupo con grandes ganancias, que fue el primero en facturación en 2018, termina con una deuda de 1.300 millones de dólares”, comienza planteando Carlos del Frade, actualmente diputado provincial por el Frente Social y Popular de la provincia de Santa Fe.

“Hay denuncias por lavado y fuga de capitales a las justicias penal argentina y paraguaya, en maniobras por un monto de 200 millones de dólares. Allí surgen datos del propio concurso de acreedores en donde el principal acreedor de Vicentin es una empresa que ellos mismo constituyeron en Panamá en 2005, en Uruguay en 2014 y en Reconquista (norte de Santa Fe) en 2019, que es Nacadie Comercial S.A”, puntualizó.

“Es una empresa que aparece con un reclamo de 2000 mil millones de pesos en este concurso de acreedores. Los propios integrantes del Directorio de la empresa son sus principales acreedores. Es algo vinculado a un ilícito más que a la suerte comercial”, planteó.

Al repasar la historia de Vicentin, queda en evidencia sus vinculaciones con el poder político y militar desde su fundación en 1929. En diferentes momentos de la historia recibió generosos beneficios que le permitieron convertirse en una de las firmas de mayor peso económico del país.

“El Estado argentino siempre fue un socio bobo y cómplice del gran capital en el país. Con Vicentin se empieza a dar en la década del ´30. El crecimiento de la empresa se dio especialmente durante las dictaduras”, planteó del Frade.

“Primero en la de (Juan Carlos) Onganía (1966/1970) en donde empieza a recibir tierras fiscales donde después va a cultivar algodón. En la dictadura de 1976 forma parte de lo que es la complicidad empresarial donde esa Dictadura secuestró 22 trabajadores de Vicentin, 14 de ellos delegados”.

“En esa época, en 1979, le regalan el puerto en Ricardone (lindante con Rosario) y empieza su boom exportador. Esa Dictadura, con Domingo Cavallo en el Banco Central, estatizó la deuda del grupo que en ese momento era de 2 millones de dólares. 19 años después, en 2001, fuga 135 millones de dólares y otra vez el Estado bobo y cómplice le perdona eso”, repasó del Frade la nebulosa historia de Vicentin.

“Hoy los principales acreedores son los integrantes del directorio del propio Vicentin. Como dice la Unión de Investigación Financiera (UIF) hay una simulación de crisis más que una crisis verdadera. Estamos ante delitos graves como lavado de dinero, fuga de capitales y estafas para enriquecerse patrimonialmente los propios directores de la empresa”, denunció del Frade.

“Ellos necesitaban al gobierno de Macri para que el Banco Nación continuara siendo una caja abierta sin ningún tipo de límites para pagar la fiesta privada que hacía Vicentin. Con la salida de Macri los dibujos de empresas off shore empiezan una ramificación de ilícitos”.

“La gran cuestión es como una empresa de gran capital en Argentina, en los últimos 10 años y especialmente en los últimos cuatro, se dedicó a la fuga de capitales, al lavado y a la timba financiera desplazando lo productivo y poniendo en riesgo 7000 puestos de trabajo directos y la suerte de 2600 productores que hoy están al borde de la quiebra por esta estafa de Vicentin”.

PLAN PEROTTI

El 8 de junio pasado, el Gobierno nacional anunció la intervención de Vicentin y el envío de un proyecto de ley al Congreso para su expropiación. Días después, tras una reunión de Alberto Fernández con el gobernador de Santa Fe Omar Perotti, en un escenario político complejo y con un fallo judicial favorable a la firma, hubo un cambio de estrategia hacia un plan más moderado.

“A la empresa le conviene más el plan de Perotti porque no tiene expropiación. Allí desplazan a los actuales titulares de Vicentin, pero también es con el plan con el cual pueden volver”, explicó.

“Es fundamental que se investigue para saber quienes son los delincuentes por parte de la empresa y quienes por parte del Estado. Estamos en la Fase 1 de Vicentin que es la intervención e investigación, después tenemos que seguir viendo como lo discutimos. Para mí lo mejor es ir al Congreso, donde se pueden expresar democráticamente todos los sectores políticos de la Argentina. Es necesaria la mayor transparencia y participación para defender los intereses de todos los santafesinos y los argentinos”.

DEJANOS TU COMENTARIO