Denuncian “Corrupción” En Los Millonarios Subsidios Del Senado De Santa «Fue» ¿100 Millones De Pesos Por Mes Cada Senador?

«La política es una piraña de recursos públicos en una Santa Fe cada vez más pobre». El dirigente radical y excandidato a intendente de Rosario, Eugenio Malaponte, apuntó sin pelos en la lengua contra los millonarios subsidios que reparten discrecionalmente los 19 senadores de la Cámara alta provincial más el titular de ese cuerpo legislativo (cargo que ocupa el vicegobernador o vicegobernadora de turno) y la opacidad de la rendición de cuentas.

«Cada senador de Santa Fe regala mensualmente cientos de millones de pesos en subsidios. No hay montos ni motivos de lo que entregan, permitiendo una enorme corrupción. Pero el gobernador Maximiliano Pullaro quiere que el ajuste lo haga Milei. La de ellos no se toca».

Así, Malaponte coincidió con el presidente Javier Milei, quien viene reclamando a los gobernadores para que “hagan el ajuste”.

¿100 millones de pesos por mes cada senador?

«Cada senador provincial tiene una suma fija e igual para repartir. Yo calculo que hoy debe estar arriba de los cien millones mensuales por mes, cada uno», aseveró Malaponte a través de un posteo en X (ex Twitter).

La politica es una piraña

«Son los senadores, pero también los diputados, los intendentes y concejales de las ciudades grandes. Las cajas de previsión (otro gran agujero negro). La política es una piraña de recursos públicos en una Santa Fe cada vez más pobre. Está perfecto que les corten el chorro», aseveró.

La historia de los millonarios subsidios de los senadores

Al convertir en ley el Presupuesto provincial del año 2013 la Legislatura habilitó un instrumento especial para los 19 senadores de Santa Fe. Por el denominado Plan de Fortalecimiento institucional cada uno de los representantes de la Cámara alta pasó a manejar un monto de subsidios para «colaborar con instituciones de bien público».

La iniciativa generó una polémica que llega hasta el día de hoy. Incluyó una denuncia penal por la discrecionalidad con la que se manejaban las partidas y la opacidad de la rendición de cuentas.

Varias circunstancias ahondaron las suspicacias y las controversias. Por ejemplo cuando se comprobó que las asignaciones de dinero aumentan en los meses electorales.

O que muchas veces las fundaciones que recibían dinero tenían domicilios de allegados o de los propios senadores provinciales o las controlaban personas de su cercanía familiar o afectiva.

En 2018 en la Fiscalía Regional Rosario se archivó una denuncia penal del ex concejal Jorge Boasso (hoy secretario de Estado del gobierno de Pullaro) sobre la arbitrariedad en la gestión de esos fondos.

Los fiscales David Carizza y Natalia Benvenutto no encontraron evidencia de acción dolosa en ello, pero sentaron su «discrepancia ético-moral» en la administración de los fondos que constaban en la presentación y dejaron en claro que los datos consignados eran reales.

Bonfatti: «Yo goberné extorsionado por el Senado»

Las pujas históricas se reeditaron en la última campaña elector de la provincia cuando en una reunión con los referentes de todos los nucleamientos de Unidos para Cambiar Santa Fe (Juntos por el Cambio más el socialismo), luego de la victoria en las primarias, el exgobernador Antonio Bonfatti se refirió al tema.

“Yo goberné con la Legislatura en contra y extorsionado por el Senado”, dijo.

Ningún secreto es que precisamente los polémicos subsidios fueron un intento de llave para la gobernabilidad que Bonfatti encontró para una Legislatura fuertemente adversa.

Al asumir en la Casa Gris en 2011 el socialismo, su partido, tenía 4 diputados sobre los 18 del Frente Progresista, en tanto que la oposición dominaba con los 32 restantes. En el Senado el PJ tenía 11 bancas y el oficialismo 8. En ese escenario de fragilidad legislativa aparecieron los subsidios.

Que se mantuvieron en las gestiones de Miguel Lisfchitz y de Omar Perotti. Que tuvieron sus recordados tironeos con el Senado, actualmente dominado por la coalición oficialista que consagró gobernador a Pullaro.

Comentários no Facebook