Guillermina. Napalpi: Una Mirada Crítica De La Historia

La fundación NaPalPí, pueblo originario del chaco santafesino, estuvo el jueves en la localidad de Villa Guillermina que atento a establecer una mirada crítica y paralela al relato histórico que se analiza y enseña desde la curricula educativa oficial, fueron invitados todos los docentes y el alumnado de la localidad de Villa Guillermina a escuchar testimonios, historia y análisis que desarrolló Prof. Gabriela Morinigo, Prod. Desiderio Lorenzo, Dra. Gabriela Maciel, Historiador Juan Chico, Silvia Sánchez y Lic. Analía Noriega, todos ellos integrantes y descendiente de pueblos originarios. “Nos quedamos con la boca abierta; no salíamos del asombro que ilustra nuestra ignorancia en el tema”, sentenció Roque Chávez, presidente comunal de Villa Guillermina.

Desde el año 1992 y tras el grito aborigen que se negó a celebrar los 500 años del llamado “descubrimiento de América”, comenzó a concretarse una fuerte movida en todo el continente que obligó a establecer una nueva y renovada mirada sobre el sometimiento, saqueo y genocidio concretado por la “civilización” invasora que desembarcó desde Europa y el viejo continente.

Leyes y proyectos políticos de las últimas décadas comenzaron a reconocer derechos a los pueblos originarios que a la par de su fortaleza y férrea defensa de sus costumbres y cultura sobrevivieron a lo largo de tantos siglos de negación, maltrato y ninguneo. Hoy, organizado en comunidades, fundaciones y profesionales en sus pueblos nos ayudan, ante su relato, a comprender mujer y en perspectiva una historia escondida, tapada y reemplazada por quienes escribieron la historia oficial que proponen y reconocen como héroes a verdaderos genocidas.

El 18 del corriente se dará digna sepultura a Cruz Polvareda, cacique Quom, que dirigió los destinos de su pueblo siendo asesinado junto a otros 5 caciques por las fuerzas represivas de la provincia al tiempo que recuperaba tierras aborígenes con destino a entregarlas a un destino productivo de estos montes a empresas extranjeras que explotaron los recursos naturales dejando con el tiempo en el chaco santafesino tierra arrasada. El caso de la Forestal Argentina, es el más brutal ejemplo de esos vergonzosos y ambiciosos procesos, para los cuales, debieron hacer desaparecer de la faz de la tierra a todo lo que consideraban una amenaza a sus intereses.

En el año 1920 con aviones y fuerzas territoriales se concretó lo que se conoce como la matanza del pueblo NaPalPi que dejó apenas algunos cuentos sobrevivientes en un mar de sangre, solo por negarse a no aceptar las condiciones de cosecha de algodón bajo circunstancias de explotación esclavizante.

Sus descendientes y en el marco de que se lleva a cabo en la localidad de Villa Guillermina traer los restos de Cruz Polvareda, el jueves en horas de la mañana 6 profesionales de la fundación NaPalPi realizaron una extensa charla, análisis e historia de los últimos 100 años del norte litoral al alumnado de todas las entidades educativas y en especial, docentes que atentamente escucharon el riquísimo y crítico relato.

Roque Chávez, presidente de comuna de la localidad norteña señaló a este medio que fue difícil procesar tanta información, en especial, dado que poco o nada tiene que ver con la historia oficial que cuenta sesgos de lo sucedido, en el mejor de los casos, quitando de esa enseñanza, matanzas, saqueos y desprecio por los hermanos aborígenes.

“Nos quedamos todos con la boca abierta. Fue algo sustancial y fantástico escuchar a esa gente que no solo contó su historia, sino, que recorrió en su análisis y procesos que nos ayudan a entender de donde nos viene ese desprecio a los pueblos originarios y sin darnos cuenta. Como incorporamos expresiones que creemos ingenuas y albergan una enorme cuota de odio. Nos asombró tener que analizar desde nuestra profunda ignorancia”, sentenció Chávez.

DEJANOS TU COMENTARIO