Lanús derrotó a un Independiente que estuvo lejos de “los habanos y el wisky”

Gastón Lodico fue autor del único gol de la noche para dejar un triunfo en Arias y Guidi que trae una bocanada de aire fresco para el elenco de Luis Zubeldía. Por el lado de los Holan, desaprovecharon un buena oportunidad de acercarse al lote de los de arriba y quedaron en deuda

Lanús estaba en con el agua por el cuello. Pero logró una enorme victoria, la segunda en lo que va de la Superliga, y hundió a Independiente en un mar de impotencia, justo cuando tenía una gran oportunidad de acortar la ventaja que lleva Racing en la punta.

Jugó mejor que un rival sin ideas ni respuestas anímicas y se quedó con tres puntos vitales gracias a un gol de Gastón Lodico tras centro del pibe Pedro de la Vega, dos que entraron desde el banco.

El partido fue muy pensado en su tramo inicial. Lanús, en sus primeros movimientos, mostró respeto por un rival que, como tuvo problemas para hacerse del balón y sacar a relucir sus mejores características, le permitió al local, en ancas de su presión intensa, animarse a asumir el protagonismo.

A Independiente se lo veía incómodo, con Hernández y Gaibor intrascendentes en la creación y muy pocas ideas ofensivas. Dentro de ese marco, hubo que esperar un poco más de veinte minutos para la primera llegada seria: un cabezazo de Figal, muy libre, que fue a las manos de Ibáñez. Un rato después, Lanús respondió con un zapatazo de Belmonte que atajó muy bien Campaña y, al rato, Ribas no supo resolver una clara aparición sobre el sector izquierdo del área. La otra muy propicia para Independiente la tuvo Gigliotti con un gran cabezazo que también controló Ibáñez después de un preciso centro de Sánchez Miño.

En la segunda parte no se vieron muchas modificaciones. Una mala salida de García Guerreño le permitió a Gigliotti quedar de frente a al arco, pero su débil remate no fue problema para Ibáñez. Quiñón tuvo una clara con un tiro que se desvió y Campaña controló regresando sobre sus pasos.

Después, Holan mandó tres cambios juntos para ver si podía cambiar la apatía de su equipo, y aunque el chileno Silva, Benítez y Cerutti le dieron algo de aire que le sirvió para pegar un tiro en el palo tras un doble cabezazo de Gigliotti y Figal, un grosero error del uruguayo Silva le permitió al pibe De la Vega, que recién había entrado, habilitar a Lodico para que, de derecha, anotara el 1 a 0 que puso cifras definitivas y justas a la chapa final.

Lo ganó Lanús y respira; lo perdió Independiente, en una actuación muy pobre, y sus planes de recuperar terreno se vinieron abajo como su rendimiento.