Lo Hizo Otra Vez Marichal. Un “Violador” Quedo Libre, Absuelto E Impune

…Nuevo Traspié De La Fiscalía

En el día de la fecha – lunes 5 de febrero 2024 – hemos tomado conocimiento de una nueva sentencia que contradice la pretensión condenatoria en una causa donde la fiscalía había pedido una pena que superaba los diez años de condena. Un hecho caratulado Abuso Sexual Reiterado En Infinidad De Veces Agravado Por Ser Cometido Por Mas De Dos Personas”, el imputado acaba de ser absuelto que, según la resolución de la condena rubricada por la jueza interviniente, “las pruebas presentadas en la causa tienen escaso o nulo valor probatorio”. Un tiro en la frente a la INSTRUCCIÓN que llevó 6 años y meses que permitió la libertad y absolución de otro imputado ante un hecho que podría considerarse de GRAVEDAD. El Fiscal Marichal tiene el triste y singular antecedente de haber perdido 5 juicios de manera consecutiva en su labor de fiscal.

Un hecho que fuera denunciado el 5 de julio de 2017 que imputo a H. L Pividori acusado de abusar de su sobrina desde la edad de 7 años, tiempo en que la manoseo para luego ya, a los 13 años de la adolescente, comenzar a penetrarla bajo amenaza; datos que se sumaron a la causa que señala que le tapaba los ojos para obligarla a mantener relaciones con terceros en infinidad de veces. Tal la carga acusatoria en su caratula, acaba de recibir una bofetada de proporciones por parte de la jueza que condujo el largo juicio que culminó con la absolución otorgada a Pividori, sentenciando las pruebas presentadas por fiscalía de “escaso valor probatorio o nulo”. Una instrucción que demando algo mas de 6 años ante el trabajo de fiscalía que comisionó al Fiscal Juan Sebastián Marichal.

El hecho implica una tremenda gravedad, dado que se había acusado al imputado del delito de ABUSO SEXUAL CON ACCESO CARNAL AGRAVADO POR SER COMETIDO POR MÁS DE dos PERSONAS, reiterados en un número indeterminado de veces (art. 119 Inc. B, d, Y SS del Código Penal. Así, y nuevamente por una grosera actuación del Fiscal Marichal, quien en modo alguno ha actuado conforme los estándares que exige la ley de perspectiva de género, una víctima queda con las manos vacías y su abuso impune.

A tal punto ha sido la inactividad procesal de prueba del Dr. Marichal que siquiera ha declarado la victima como testigo en el juicio, lo que ha hecho que la jueza no tenga un solo elemento de cargo como para disponer o poder efectuar un raconto probatorio eficaz que lleve a una condena sin reproches.

Los médicos que auscultaron en junta medica psiquiátrica a la menor abusada habían aconsejado profundizar estudios, pero El Ministerio Publico De La Acusación nada hizo sobre el particular lo que permitió un inminente final esperado: la absolución de culpa y cargo del imputado.

Un nuevo caso donde el Dr. Marichal pierde el caso por inobservancia de los deberes a su cargo.

Un nuevo caso donde la fiscalía queda en deuda con la Justicia, la gente y otra víctima.

Nos preguntamos si dado los reiterados casos en que el Dr. Marichal termina perdiendo el caso y queda impune un hecho tan aberrante no amerita que el Fiscal Regional efectúe una auditoria sobre el modo y profesionalismo con que el fiscal en cuestión instruye las causas en su poder.

Una absolución que deja con un insoportable olor a impunidad ante la sociedad, una desazón descarnadora a la víctima al que se agrega un daño económico al estado casi, sin precedentes. El ESTADO deberá pagar las costas procesales como consecuencia directa y excluyente de una litigación concretada por el fiscal a cargo del juicio.

Impunidad, a lo que se agrega que también se deberán hacer cargo de los honorarios del defensor del profesional que defendió al imputado.

Hasta cuando este ineficiente MPA seguirá actuando a espaldas de la gente.