Los Que Tienen Que Brindar Con Agua

Los almaceneros estiman que este año en Rosario cerraron unos 600 pequeños comercios del ramo, como consecuencia de la recesión económica. Hay preocupación por la caída de la actividad después de las fiestas de fin de año.

"Es notable: la gente se mide mucho más a la hora de comprar", observó Juan Milito, del Centro Unión Almaceneros.
«Es notable: la gente se mide mucho más a la hora de comprar», observó Juan Milito, del Centro Unión Almaceneros.

Desde la Multisectorial contra los Tarifazos advierten que será difícil sostener la actividad comercial una vez pasadas las fiestas de fin de año. Estiman que las ventas bajarán considerablemente entre enero y febrero de 2019 y que será complicado paliar el pago de aumento en los principales servicios. Lamentan que más familias tendrán que buscar estrategias de supervivencia. Si bien no tienen el número preciso de comercios cerrados ya que «la gente no da la baja municipal ni en la provincia porque llegan a un estado en el que solo pueden pensar cómo van a vivir a partir de ese momento», calculan que en el rubro almaceneros cerró el 10 por ciento de los locales, en este 2018 que termina. Como contracara, comparan la situación con la época de los ’90, cuando «empezaron a aflorar los kioscos de ventana y garaje con verdulerías», dijo Juan Milito, de la Unión de Almaceneros, sobre la salida laboral que encuentran muchos trabajadores tras ser despedidos de puestos formales.

«Bo-no vas a poder pagar la luz»; «bo-no vas a poder ir de vacaciones»; «bo-no vas a poder comprar los remedios»; «bo-no vas a poder comer pan dulce», rezaban los volantes que repartió la Multisectorial en Córdoba y Corrientes, la semana pasada. «Este es el bo-no de Macri», anunciaba un gran cartel amarillo como los chalecos que se pusieron para imitar la lucha de los franceses contra el aumento del combustible. «Le pusimos algo de humor a una situación que es gravísima. Fue una actividad para cerrar el año y ver todo lo que ya no podremos hacer, sobre todo los jubilados que son los que más necesitan el bono y no lo tienen», resumió Milito. Si bien esta semana que pasó se conoció un informe del Ministerio de Trabajo provincial que habla de un pequeño alza de trabajo registrado en locales del Gran Rosario respecto del año pasado, el análisis de la organización habla con preocupación de los meses que vienen. «Hoy quizás vemos que hay ventas por las fiestas, pero ya estamos analizando lo que será enero, febrero y parte de marzo con el tema de los tarifazos en todos los servicios, los alquileres y demás», lamentó Milito.

En el estimativo de cierre de comercios, habló del sector de almaceneros que incluye minimercados, autoservicios y pequeños super. «Estamos hablando de no menos de 600 comercios cerrados este año, de alrededor de 6 mil que hay en ese universo, que para colmo no tiene espalda financiera», señaló sobre los locales cuyos titulares se quedan sin trabajo, al tener que cerrar, y «llenos de deudas». «Vemos que la gente compra más medido porque hay que ser muy valiente para ir a hacer una compra grande al supermercado. Las grandes cadenas dijeron que las ventas cayeron en un 10 por ciento, y para nosotros habrá sido el 7%. Hoy nos preguntan cada precio, lo pelean y lo piensan», aseguró.

Con respecto a otros rubros, sobre todo los que funcionan en el centro de la ciudad, calculan que las persianas bajaron en un porcentaje mayor. «Se agravó mucho la crisis y el consumo se retrajo de manera muy importante. Entre el 1 de enero y el 30 de noviembre, el aumento promedio en alimentos, bebidas y limpieza fue del orden del 53 por ciento; o sea, por encima de lo que dice el Indec. Claramente esto afecta más a los que no tienen». También mencionó que en el país, el consumo de leche viene en baja. «El problema de todo esto es que no dejaron de tomar leche los chicos de los sectores medios, sino los más pobres», lamentó.

El abogado de la Multisectorial, Juan Alcaraz recordó que durante el año se hicieron varios «ruidazos» contra los tarifazos y en simultáneo con 60 sedes de la Multisectorial en el país. «Este fue otro año de lucha y sin ser escuchados, sobre todo en las mal llamadas audiencias públicas, porque los gobiernos hacen oídos sordos a estos megatarifazos. Lo que avizoramos para 2019 es mucho peor porque ya a esta altura las facturas que llegan son impagables», dijo.

Entre los datos que mencionó, dio cuenta de que en 2019 se vio el consumo más bajo de los últimos 12 años en el servicio eléctrico, «no tanto porque la gente esté cuidando el gasto, sino por la gran cantidad de comercios y Pymes que cerraron y que ya no consumen, porque quedan los locales vacíos», señaló. «No hace falta tener los números, uno se da cuenta con solo caminar por el centro», dijo. Y sumó: «A nivel provincial, todos los días cierran pequeñas empresas».

Al mismo tiempo, dijo que la gente comenzó a privarse del servicio de gas. «Ya hay personas particulares que se prohíben de tener ese servicio, directamente van a darlo de baja. Me vino a ver una docente que además de darle de baja, se quedó con una deuda y le dieron un plan de pago. O sea que no solo no tiene gas, sino que tiene que seguir pagando por meses y en muchos casos hasta peligran las vivienda de la gente porque en Litoral Gas les dicen que les van a iniciar juicio de cobro», lamentó.

Si llegaste hasta acá…

Es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. Página/12 tiene un compromiso de más de 30 años con ella y cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada. Defendé tu voz.

Comentários no Facebook