Magali Galaz, Víctima De Marcelo Galaz Está Internada Y Su Salud Corre Serio Riesgo

Los gritos de las víctimas no alcanzan. Su sufrimiento y padecimiento es desgarrado por un sistema gélido y envenenado por cohortes de adefésico acuerdos y corrupción judicial. El escándalo ya no alcanza, los derechos son solo resortes medidos por un poder judicial, político y mediático corroído por intereses que solo intentarán salvar las ropas de quienes afectan trajes de cortesanos y clericales. Marcelo Galaz consiguió que un cura párroco arribe con homilías y hostias a su domicilio cada domingo. De igual manera, que a la víctima la visito en su domicilio el fiscal con la copia de un acuerdo abreviado para salvar las ropas y buen nombre de un violador que tiene más protección y contención que los réprobos en el infierno del Dante. Magali Galaz – víctima y sobrina del violador – se desangra internada intentando salvar su vida.

El inclemente acurdo – abreviado -, luego del escandaloso anuncio del comienzo del juicio, que tenía fecha y hora de prescripción y tiempo límite, al ser condicionado por las exigencias de la víctima, inesperadamente logró obtener más plazo del anunciado por la justicia y el propio fiscal de la bochornosa causa. Cuando las condiciones no favorecen a la víctima, los perniciosos tiempos de la justicia juegan en favor del victimario. El auxiliante pedido de justicia de la víctima no le importa a nadie. Ni si quiera, a su majestad, toda poderosa JUSTICIA. Marcelo Galaz tiene asegurado un buen pasar sin un trabajo reconocido – ni su esposa -; en su fiesta navideña será acogido por sus familiares, amigos y favorecedores. Magali, su víctima, intenta salvar su vida internada en una sala hospitalaria.

Carta De La Victima A La Opinión Pública:

Comentários no Facebook