Obligado: Y El Senador ¿Dónde Está?

Con amenazas recurrente incluidas a la casa del intendente Vallejos – Reconquista – gestiones ante un desastre climático que anegó a 40.000 vecinos y una situación financiera arto compleja y preocupante, el Concejo deliberante de la ciudad de Reconquista sigue generando controversias reñida con la austeridad pregonada y, en este caso, con la ley vigente – Estatuto del Personal de Empleados de Comunas y Municipios -. Se pretendió hacer responsable al ente municipal intentando dar curso a un pedido de un personal político del cuerpo, antigüedad y aportes previsionales. “Es como si el intendente Vallejos pretenda reclamar antigüedad a la caja previsional de empleados municipales, cargando sus años como intendente”, ejemplificó la concejal justicialista, Constanza Arzamendia.

Los bochornos y situaciones dantescas no paran de generar escándalos políticos y en redes sociales en la ciudad cabecera del departamento Obligado. Caído casi 500 milímetros de lluvia sobre la ciudad cabecera en menos de 72 horas, meteorito que anegó a mas de 40.000 personas, se graficó con una foto del Gobernador Pullaro asistiendo a pequeños bajando de camiones y buscando refugio para guarecerse de la intensa lluvia. La asistencia entregada en las primeras horas apabullados por la desesperación y el tiempo contra reloj por personal municipal sumado a la logística que movilizó mucha gente fue objeto del protagonismo de fuerzas vivas como Bomberos Voluntario e integrantes de Defensa Civil, que valiéndose de manera exclusiva de donaciones facilitada por vecinos y empresas del medio, sirvió para asistir a damnificados y asistidos en centro de refugios que se asignaron conforme a lograr mínima y primeras ayudas por parte de entes oficiales.

Desde la provincia se dejó a disposición los ministerios, según lo explicado por Pullaro, que jamás se tradujo en una mínima ayuda a gente que reclamaba asistencia inmediata y urgente. Ayer lunes – 5 días después -, bajaron 30 colchones de la gestión Pullaro en momentos en que gran parte de los afectados por inundaciones ya habían vuelto a sus hogares intentando restablecer sus vidas recomponiendo el interior de sus hogares al retiro de las aguas. Lo único que la gente recibió del estado, fue lo entregada por la sociedad y empresas que generosamente donaron respondiendo ante la coyuntura y la desesperación.

Avellaneda albergando dos legisladores provinciales, también debió valerse de métodos similares sin que a lo largo de las horas apareciera una respuesta oficial tanto de provincia como de nación haciéndose cargo de una situación embarazosa e imprevista que sepultó en la decepción a gran parte de barrios pertenecientes a ambas ciudades norteñas. La impericia, la indiferencia y ya no la hostilidad, sino la proverbial apatía, imprimió el triste protagonismo de un estado provincial y nacional que respondió con nada y bajo el silencio. Se desconoce hasta el momento las gestiones realizadas y elevadas por Orfilio Marcon – Senador – y Dionisio Scarpin – Diputado Provincial.

El vergonzoso contraste que explota en la cara de legisladores y capangas del poder, es que el Concejo deliberante de la ciudad de Reconquista que aportó al meteorito con ediles acercándose a los barrios con fotógrafos registrando su tinelesca presencia en el lugar – repelido por los vecinos -, donde se presentó un pedido de la mano del sector opositor – mayoría en el cuerpo legislativo – el insólito pedido de un secretario con décadas de trabajo que fuera nombrado, desde los albores de la democracia – 1983 – como personal de planta del ente municipal. Un proyecto que pretende que la municipalidad se haga cargo de aporte jubilatorios de un secretario del cuerpo legislativo que cobraba sus haberes sin descuentos previsionales.

Francisco Gutiérrez, empleado nombrado en planta permanente en la municipalidad de Reconquista en el año 1983 solicitó ser traspasado como secretario del Concejo deliberante, sin goce de haberes, desde donde se desempeñó como personal legislativo en ese mismo año. Desde ese momento Gutiérrez legalmente queda tipificado como personal político, razón legal, que no obliga al ente municipal a gravar descuentos previsionales sobre sus ingresos. Es decir, es el propio Francisco Gutiérrez el que debe hacerse cargo de sus aportes previsionales como autónomo, según establece la ley vigente. Estatuto Empleado Municipal de Santa Fe, artículos 1 y 2 incisos A, B, C y D.

Ante el cambio de composición del concejo deliberante de la ciudad cabecera, quienes duplicaron el presupuesto nombrando parientes al desplazar personal de planta ya remunerado, en días de la pasada semana se intentó hacer responsable al ente municipal gravando una deuda millonaria inexistente. El proyecto fue presentado y defendido por Bloque UCR – Juntos por Cambio – proyecto reñido con leyes que prevén claramente sobre situaciones que presenta el caso.

El debate fue fundamentado por el bloque minoritario del cuerpo en manos del justicialismo quien indicó que el planteo “lo debe resolver la caja previsional de Santa Fe”, al sostener que la ley “es clara y sin dobles interpretaciones”.

“Si aprobamos esto, el antecedente y mala praxis será un problema para el futuro. Con este argumento, el actual intendente Vallejo todos los intendentes anteriores, podrán reclamar a la municipalidad antigüedad solo por ser o haber sido intendente. Una locura que va reñida con las leyes, aunque desde el concejo, se haya intentado darle legitimidad simplemente porque los votos mayoritarios de Juntos por el Cambio, son mayoría”, explicó la concejal justicialista, Constanza Arzamendia.