Reconquista: La Oposición Cruzo Una Línea Peligrosa E Irresponsable

En el claro afán de desfinanciar al ente municipal, líneas de acción trazados por la ex concejal Capparelli – promesas de campaña – el viernes último el  sector opositor – UCR PRO – de la ciudad cabecera acaba de derogar dos ordenanza – 8552/20 y 8907/22 – que desobliga al vecino a pagar por una obra de cloacas construidas en Barrio Obligado y Villa Clelia. Vecinos de ambos barrios pidieron la obra por años e incluso, propusieron pagarla por adelantado. La ordenanza será vetada por el Ejecutivo bajo argumentación que explican la irresponsabilidad institucional, clara intencionalidad partidaria apuntado al desfinanciamiento municipal, hecho que instaura un precedente extremadamente preocupante que normaría el NO pago de futuras obras para la ciudad.

Los 6 concejales opositores /UCR PRO – sobre 10 miembros – que legislan en el concejo deliberante de la ciudad de Reconquista, acaban de derogar una ordenanza aprobada en el año 2020/22 que facilitó una obra largamente esperada y reclamada por vecinos de Barrio Obligado y Villa Clelia. Los antecedentes de la obra se enmarcan en foros populares institucionalizados tales como Planificación Participativa al que se sumó la aplicación previa a la obra en cuestión: registro de antecedentes y oposición. La ordenanza que institucionaliza su ejecución faculta al ente municipal no solo a cobrar, sino, a financiarla según planes de pagos previstos y acordados con los vecinos de ambos barrios.

Según la información de una vecina de Barrio Obligado – en ese momento presidente de la comisión vecinal – denunció que, “en plena campaña del año pasado, punteros y dirigente de la oposición la invitaron a viajar a Santa Fe conforme rubricar el pedido de no pagar la obra”. “El no pago de la obra nunca fue pedido ni militado por ningún vecino. Fue una promesa de campaña de la oposición. Les pedían el voto a los vecinos comprometiendo el No Pago de la obra”, recordó Silvia Fernández. “Lo que sucedió en el Concejo nos sorprendió a todos. Nadie está en desacuerdo con pagar la obra. No es un tema de agenda del barrio ni de la comisión vecinal. Esto es una estupidez”, calificó Fernández.

Tal vez no solo se trata de promesas de campañas sino de negocios personales: la obra comprende a los distritos IT I y II – Industrias y Talleres – cuyo dueño de gran parte de los lotes se identifica a un tal Pablo Petean, actual asesor de la concejal Katya Passarino. Petean – ex funcionario de Jacinto Speranza – se ahorraría importantes dineros propios ante la aplicación de la ordenanza recientemente aprobada.

Adelantamos algunos de los argumentos que el ejecutivo utilizara el veto ulterior:

Esto es bochornoso. Primero hacen una Ordenanza mediante la cual le ordenan al Intendente que cobre a los frentistas la obra de cloacas. Luego, pasados dos años de esa decisión que tomaron, aparece una concejal y, muy suelta de cuerpo, dice, «esto es ilegítimo», y pide la derogación de lo decidido por el Concejo. Ante esto el cuerpo legislativo dice, «bueno, que se devuelva todo lo que se pagó» y es aprobado por la mayoria circunstancial que los cobija:

1) Y la retroactividad de las leyes?, !esta norma no es impositiva, es por mejoras! ¿y los derechos adquiridos por el municipio y las obligaciones de los frentistas? En todo caso una norma como ésta será aplicable a los actos que nacen de aquí para adelante. Por tanto, es obvio que esta Ordenanza es Nula.

2) Seguridad jurídica?, bien gracias. Con este criterio, hoy la norma es «a favor del vecino», mañana puede ser en contra y esto sienta precedente.

3) ¿Legítimo? De legítimos no tienen nada. Los concejales que aprobaron esto, atendiendo lo que la palabra significa. Es tan contradictorio el planteo, ya que quienes no respetan las leyes -que incluso ellos aprueban-, son los mismos concejales. No conformes con esto, cuestionan al intendente -que por cierto se encuentran sus actos apegados a la Ordenanza.

4) Demagogia: Solo agregan más incertidumbre de la que, por desgracia, nos aporta día tras días el presidente de Nación por el solo hecho de ganarse el aplauso de los vecinos, borrando con el codo lo que escribieron con la mano.

5) República? Acá es como el juego del Don Pirulero, cada cual atiende su juego y el que no, una pena tendrá.
Los concejales se tienen que hacer cargo de las Ordenanzas que aprueban y/o derogan. Disfrazarse de inocentes no les cabe: «yo no sabía», «yo confíe» ¿Qué es esto? le faltan el respeto al vecino y a todo un sistema Democrático que a duras penas venimos sosteniendo en el tiempo, desde hace más de 40 años.

6) Servidores públicos! los concejales necesitan demostrar humildad, seriedad, responsabilidad, certeza, honestidad, discernimiento, es lo mínimo que deben brindar como servidores públicos.