Santa Fe: La Sinagoga De Los Ateos

Al centro norte de la provincia le corresponden 8 diputados. Solo tiene 2

Por Huber Cracogna

Si algo dejó en claro y desasnó, aún a los entusiastas anti político, pandemia y estafas mediantes – Vicentin -, es que cuando el poder político se muestra captado por el poder factico – empresarial – los fondos y utilidades del estado no se reasignan en partidas destinadas a necesidades populares u obras que fortalezcan calidad de vida a mortales y votantes distraídos. Los discursos se encuadran en chicanas, berretadas electoralistas y ambiguas declaraciones mediáticas en programas cuyos conductores hacen ingentes esfuerzos para ser claros al tiempo de leen el pronóstico climático del día con la temperatura reinante incluida.

Comenzó en la legislatura santafesina el Gran Debate Gran por el presupuesto aplicable al año 2023. Las amputaciones son significativas y la asignación presupuestarias en distintos rubros son para el olvido y consonancia con un proyecto que achica al estado. Los problemas amerita la incursión y responsabilidad del MERCADO y la política se reduce al marketing, slogans, intenciones, decesos y acompañamientos remotos. En tanto la desocupación asciende a valores alarmantes al igual que la inseguridad, la pobreza y la indigencia.

Las paritarias siguen siendo un conflicto y el achique viene por el lado de los vulnerables. La distracción ya comenzó y los anuncios no se aleja en el pregonar que arenga a vender humo en pleno incendio de pastizales y praderas.

Mientras algunos legisladores se sustraen en patológicas nostalgias por el Plan Del Norte cuya aplicación se redujo a asfalto urbano, rutas provinciales y la reconstrucción de algunos puentes forestales, el norte sigue esperando poner en valor obras de infraestructuras de relieve que apuntalen su verdadero desarrollo: tres puertos de aguas profundos inoperables. Conexión con el caño troncal de gas natural que no ha llegado a ninguna residencia y mucho menos a ningún parque industrial del norte, norte. La poca producción primaria se sigue transportando en camiones, los grandes centros urbanos nos quedan onerosamente lejos, las pocas empresas en píe se cierran o van camino a enfrentarse a esa triste suerte. No obstante, solo somos noticias ante catástrofes naturales tales como inundaciones y/o sequías. O casos Covid-19.

La utopía de contar con universidades ensamblando la oferta educativa sigue siendo una UTOPIA y la salud del norte sigue poniéndose en valor en la entrega de ambulancias. Un chofer y su ambulancia siguen teniendo más valor que una especialidad médica – profesional – sumado a toda la tecnología que habría de ayudar a diagnosticar complejidades.

Aspiraciones que ilustraron la llamada era de la luz al tiempo que las enciclopedias comenzaban a ser el punto neurálgico del conocimiento en tiempos de Voltaire cuyo lugar de culto se le llamó La Sinagoga De Los Ateos – por contradecir los postulados teológicos de la época – inauguraron un proceso de conocimiento que restableció conductas, paradigmas, reformulando y resignificando al rol de ESTADO y su pueblo y estructuras estamentarias. Las actuales políticas de la provincia santafesina parecen pretender distinguir la misma vergüenza de la que se pretendían apartar en los finales del siglo XVIII: La Corte De Los Milagros.

En no menos de 15 años atrás, el Departamento Obligado recibía en carácter distributivo establecido en definiciones per cápita valores comparativos que superaban los U$S 320. La actual distribución que nos ubica como departamento – 4° – no supera los 100 dólares referenciándonos con la misma moneda.

La cursilería política sumado al desconocimiento dirigencial incluyendo la taradez discursiva se debate en negativas y pases de facturas partidarias, olvidos naturalizados y, particularmente, evitar el verdadero desafío consistente en analizar en profundidad cuestiones que llevan 70 años esperando que su MAGESTAD la política las resuelva definitivamente.

DEJANOS TU COMENTARIO