Scarel Fue Imputado Por Desobediencia En Grado Consumado

El Fiscal Miguel Moreno presentó la evidencia en los tribunales de Rosario y sostuvo que el Presidente de Vicentin es un “gran ilusionista”. La Fiscalía de Delitos Complejos de Rosario imputó hace minutos al presidente del directorio de Vicentin, Omar Scarel, por “desobediencia en grado consumado de dos órdenes judiciales de 2020” y el fiscal Miguel Moreno consideró que el directivo “debe ser detenido por el riesgo procesal” que representa.

En el marco de la audiencia imputativa que se está desarrollando en el Centro de Justicia Penal de Rosario, la imputación obedece a la desobediencia del directivo de la agroexportadora a la disposición judicial de hace dos años que prohibía disponer de las acciones de empresas vinculadas y también vender activos por más de 50 millones de pesos.

La evidencia que presentó el fiscal Miguel Moreno, a cargo de la Fiscalía, es una oferta de compra realizada por Viterra el 28 de abril por el 33,3 por ciento de acciones de Renova, por 310 millones de pesos y la contestación de Scarel sobre su aceptación en carácter irrevocable ese mismo día.

“Gran ilusionista”

El imputado decidió hacer uso de la palabra y dijo que “toda la documentación puesta en la propuesta consultar era para dar más información” y que sólo se activaba si el juez del concurso (Fabián Lorenzini) la homologaba y si previamente se levantaban las cautelares.

De este modo, Scarel aseguró “que no violaron” las medidas cautelares como indicó la Fiscalía.

Scarel solo contestó preguntas de la defensa y su argumentación se centró esencialmente en dejar claro que la propuesta que incluye el traspaso de acciones se
conoce desde el mes de febrero y es ad referéndum del levantamiento de las cautelares.

En cambio, en duros términos el fiscal Moreno refutó los dichos del ejecutivo al señalar que “desde el falseó de balances hasta la fecha, Scarel es un gran ilusionista”, que se mostró “presentando apariencias, mostrando cosas de una realidad que no es”, indicó al hacer referencia a “balances falsos en la previa al default para engañar acreedores y maniobras para presentar a sociedades vinculadas como acreedoras y también para elegir un síndico figurativo en el nuevo directorio”.

Moreno recordó cosas que aparecieron en la audiencia imputativa del año pasado para mostrar que Scarel “es un experto en disfrazar hechos” y por tanto “debe ser detenido por el riesgo procesal”.

El hecho por el que hoy se imputa a Scarel haría caer la fianza dispuesta el año pasado por la Justicia.

Por su parte, el fiscal Sebastián Narvaja también integrante de la Fiscalía de Delitos Complejos, explicó en detalle la maniobra que realizó Scarel y que derivó en la imputación.

En una estrategia propia del Código Da Vinci, el fiscal buceó en la redacción del documento de la propuesta concursal para encontrar que Vicentin mezcló en la
presentación los convenios marco firmados con los inversores estratégicos y el contrato de compraventa de acciones de Renova a Viterra.

En los primeros todo es válido después del acto de cierre cuando es homologado el concurso a fin de junio.

En tanto, el contrato de compra venta se considera válido diez días después de la fecha de cierre, que según el mismo es después de la aceptación de la oferta, a fines de abril.

“Mete la venta en una narrativa confusa, en las filigranas de la propuesta concursal”, dijo Narvaja.

También indicó que hay dos páginas tipo diccionarios de término “el diccionario de Scarel”, agregó Narvaja que permiten interpretar correctamente el texto.

Planteó además que se trata de “un trabajo hermenéutico”.

Al finalizar el cierre de la imputación, Moreno volvió a reiterar que “hay riesgo procesal” y por tanto solicitó la detención de Scarel.

Al respecto argumentó la figura de riesgo procesal al señalar que la defensa de los directivos de Vicentin pidió en varias oportunidades el levantamiento de distintas cautelares, que en muchas ocasiones fueron concedidas.

Incluso recordó que les levantaron embargos a la compañía para vender activos y pagar deuda.

Con esto, el fiscal buscó dejar en claro que cuando quieren levantar las cautelares como corresponde, la empresa lo pide en sede judicial, y en el caso de la operación con Renova (que deriva en la imputación) no lo hicieron, de modo que esto “permite asegurar que hay riesgo procesal”, planteó Moreno.

Semana agitada

Scarel fue detenido el lunes luego de que la Fiscalía entendiera que incumplió la orden judicial de 2020 que le prohibió a Vicentin disponer de sus activos para evitar un vaciamiento.

Moreno imputó a Scarel al considerar que Vicentin comprometió el traspaso de las acciones de Renova, empresa procesadora de granos que creó en sociedad con
la multinacional Viterra, como parte de una propuesta de cancelación de deuda a sus acreedores a pocos días de que venza el período de exclusividad del concurso y de cara al acuerdo de asociación estratégica con ACA, Viterra y Bunge.

Entendió que la venta de las acciones de Renova ya está “perfeccionada”, es decir ya se acordó. Y por eso ordenaron la detención de Scarel por “desobediencia” y ahora lo imputaron por esa figura.

La historia

Vicentin ya había vendido a su socia el 16% de las acciones a fines de 2019, casi en simultáneo con la declaración de default por u$s 1.400 millones. El resto de su participación es parte de los activos que propone vender para pagar parte de la deuda a los acreedores.

La detención de Scarel fue a pedido del representante legal de la firma Olzen, Gustavo Feldman. Se trata de una de las empresas acreedoras de Vicentin que inició la causa penal.