Tal Parece, No A Todos Les Gusto La Recuperación Del Festival Jaaukanigás

A escasas horas de terminado un evento de trascendencia del orden cultural y artístico, arropado con el mayor de los éxitos deseados, la concejal Natalia Capparelli publica un parte de prensa recordando al intendente Amadeo “Enri” Vallejos una deuda de gestión que la municipalidad tiene con el medio ambiente: basurales a cielo abierto. Un tema que sacado de la galera oportunista circense, lo hace respaldada por Hugo Firman, quien siendo autoridad sanitaria en el viejo hospital regional, fue denunciado por sacarse de encima residuos patológicos en una volanta tirada por caballos y depositados los peligros residuos en basurales comunes. Firman no solo fue denunciado, sino, condenado por la justicia a pagar una multa, la misma que jamás abonó. Su Consejo de Administración fue intervenido por esa razón en el año 2005 de la mano del Ministerio De Salud De La Provincia.

Con un concejo deliberante en recesión – cerrado – desde los últimos dia de diciembre de 2022 y a pocas horas de los resonantes ecos que dejó el éxito provincial de tres noches festivaleras celebrada en la ciudad de Reconquista en el marco de la recuperación del viejo festival de Nea – 3° festival nacional -, la concejal de la UCR, Natalia Capparelli, decidió mover el tablero político de la calurosa siesta de enero al solicitar al intendente de la ciudad reconquistense, Amadeo “Enri” Vallejos, a instancia de un parte de prensa publicado en medios regionales, sobre la actual situación de basurales a cielo abierto que aún registra la ciudad cabecera del departamento. Una deuda sanitaria que gran parte de las comunas y municipios adeudan con sus respectivas comunidades.

“Después de recorrer los basurales y dialogar con quienes habitan en la zona, solicitamos al Intendente brinde la información sobre la política de manejo de residuos sólidos urbanos, realice un mapeo de los basurales a cielo abierto existentes en la ciudad y proceda a erradicar los mismos en cumplimiento de las leyes provinciales vigentes en la materia. Nos solidarizamos con los vecinos afectados por esta problemática y nos comprometemos a trabajar para encontrar una solución a este grave problema”, expresa el reclamo mediático de Capparelli en los primeros día calurosos de enero en tiempos de recesión legislativa y a pocas horas de haberse celebrado un evento cultural de trascendencia que movilizó a toda la región norte de la provincia santafesina.

La implementación del programa GIRSU instaurado por el último gobierno socialista que financió mejoramiento de basurales a los que se agregó tecnología conforme a proceso de reciclados concretados por cooperativas bajo grandes tinglados construidos, no impacto en la articulación y traslado de basura que preveía ser depositada en un lugar epicéntrico determinado por regiones. Las razones esbozadas por los pueblos lindantes estriban en lo estrictamente económicas. De hecho, cada localidad sigue tratando su basura en sus respectivas localidades sin completar la estrategia de acopiar basura en un solo lugar previamente establecido por cada micro región.

De hecho, Avellaneda, ciudad situada a tres kilómetros al norte de la ciudad de Reconquista es la primera ciudad que no solo sigue teniendo basurales a cielo abierto, sino, que habiendo recibidos fondos del programa GIRSU, jamás trasladó su basura a la ciudad de Reconquista, obligada por cláusulas establecida en los contratos celebrados en el programa provincial citado. En ninguna localidad del departamento se pudo aplicar su planificación inconclusa en la mayoría de las localidades de la provincia.

Por lo que es extremadamente llamativo que la concejal Capparelli decida levantar la voz ante un reclamo hecho en los primeros meses del año en curso cuando nunca lo hizo en tiempos de actividades ordinarias llevadas a cabo en el recinto deliberativo de la ciudad. Lo acompasado con el reclamo de Capparelli reclama otra gran inquietud: Caparelli tiene como primer aliado de bancada a un tal Hugo Firman, quien fuera condenado por la justicia a pagar una multa por sacarse de encima residuos patológicos del hospital central de Reconquista contratando una volanta y enterrando los desechos en improvisados basurales, en tiempos de ser integrante del consejo de administración del nosocomio central.

En el periodo comprendido del año 2001/02 se cargaban residuos patológicos del hospital central de la ciudad de Reconquista en una volanta tirada por caballos cuyos destinos era algún basural alejado y elegido por el mismo que prestaba el precario servicio de traslado. En el año 2005, el Concejo de Administración que controlaba Hugo Firman fue intervenido por el ministerio de Salud de la provincia santafesina y el mismo Firman fue condenado a pagar una multa habiendo sido encontrado responsable de una aberración sanitaria, por la justicia ordinaria. Firman, sigue en reveldía judicial. Jamás abonó a la justicia el monto al que fue sentenciado oportunamente.

El mismo Firman, actual concejal y compañero de bancada de Capparelli es uno de los elegidos a conformar el futuro gabinete de Capparelli en caso de ganar la campaña a intendente del presente año

¿Pretenderá resolver la propia Capparelli, desde el sillón de Patricio Diez el viejo reclamo sanitario dejándose acompañar, como hasta ahora, del responsable de tamaña infamia sanitaria?

Comentários no Facebook