¿Viva la libertad? Con Javier Milei en Casa Rosada, Argentina se derrumbó en el ránking de libertad de prensa

El último informe que evalúa la libertad de prensa en 180 países advirtió que el gobierno de Javier Milei es «abiertamente hostil con la prensa» y que atenta contra «el derecho a la información» de los argentinos.

¿Viva la libertad? Con Javier Milei en Casa Rosada, Argentina se derrumbó en el ránking de libertad de prensa

En tanto producto de la lógica de las redes sociales, el ahora presidente Javier Milei sigue adelante, como si todavía estuviera en campaña, con su estrategia de utilizar su cuenta en X para sentar posición en los distintos debates públicos. Allí refuerza la adscripción de los propios y ataca sin miramientos a los ajenos.

Entre los blancos preferidos de sus ataques se encuentran los periodistas críticos con sus políticas de ajuste y hasta se ilusionó con la posibilidad de la quiebra del grupo Perfil de Jorge Fontevecchia y el despido de sus cientos de trabajadores.

El sistemático ataque a la prensa comenzó desde el primer día de gestión cuando suspendió por un año la pauta de medios en lo que fue el prolegómeno de su estrategia de ahogar financieramente a sus «enemigos». Más en evidencia quedó semanas más tarde con su intento por disciplinar a los gobernadores díscolos por medio del ahogo financiero.

Las consecuencias de este sistemático ataque a los medios de comunicación alarma al sector tanto en la Argentina como en el resto del mundo. Prueba de ello es el derrumbe de la Argentina en el ránking que mide todos los años la libertad de prensa en el mundo.

Desde la llegada de Milei a la Casa Rosada la Argentina cayó 26 puestos en dicho ránking y la organización encargada de elaborar la estadística advirtió que la llegada al poder del líder libertario «marca un nuevo y preocupante punto de inflexión para la garantía del derecho a la información en el país».

El informe «Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2024: los peligros de la industria del engaño», elaborado por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) ubicó a la Argentina en el puesto número 66 de un total de 180 países. El ránking está liderado por Noruega, Dinamarca, Suecia, Países Bajos y Finlandia.

La entidad definió a la Argentina como un país con «problemas significativos» en lo que se refiere a la Libertad de Prensa. En la misma situación se encuentran países vecinos como Brasil, Chile y Uruguay.

«A escala mundial, se impone una constatación: la libertad de prensa está amenazada por los mismos que deberían ser sus garantes, las autoridades políticas. De los cinco indicadores que conforman la puntuación de los países, el indicador político es el que más desciende en 2024, con una caída de 7,6 puntos», señaló la nueva edición de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros Sin Fronteras.

En lo que respecta a la Argentina, la organización detalla que «la alta concentración y la opacidad de la propiedad de los medios, la polarización, la ausencia de políticas públicas para garantizar la pluralidad, así como la precarización del ejercicio del periodismo constituyen las principales amenazas a la libertad de prensa en Argentina».

«Todo ello abona el terreno para las presiones por parte del Gobierno y las empresas a través de la publicidad privada y estatal, y del uso partidista de medios públicos nacionales, provinciales y municipales», señala RSF.

Y advierte: «La llegada al poder de Javier Milei, abiertamente hostil con la prensa, marca un nuevo y preocupante punto de inflexión para la garantía del derecho a la información en el país».

En la anterior edición del ranking de Reporteros Sin Fronteras, la Argentina había obtenido el puesto número 40, es decir que cayó 26 lugares.

Los días antes de la asunción del libertario al frente de la Casa Rosada, RSF había manifestado que seguiría «de cerca al mandato» de Milei por considerar que su «agresividad hacia la prensa es una señal de alerta».

Luego, ante la decisión del Gobierno de cerrar la agencia estatal de noticias Télam, la organización había afirmado que se asestaba «un duro golpe al derecho a la información» en la Argentina.

En su último informe, Reporteros Sin Fronteras alertó que «el ejercicio de la pluralidad se ve condicionado por déficits en las políticas públicas y por una elevada concentración» y apuntó también al hecho de que «en las últimas décadas, la confrontación política ha tenido un reflejo directo en el sector de los medios, con un empobrecimiento de la calidad de análisis e información».

«El fomento del odio y la violencia encuentra eco en medios de diversas tendencias. Las cuestiones sociales, económicas y políticas delicadas se mantienen fuera del debate público, y la agenda mediática está muy concentrada en las grandes ciudades, especialmente en Buenos Aires. El presidente de extrema derecha Javier Milei, elegido en 2023, alienta las agresiones a periodistas y los ataques para desacreditar a medios y reporteros críticos con su política. Sus partidarios lo difunden ampliamente», advierte el informe

Tras subrayar que «persisten intentos de silenciamiento más sutiles, como presiones económicas y el abuso de las demandas civiles» contra los periodistas, RSF señala que «la prensa argentina se ve afectada por las persistentes dificultades económicas de la última década, que han precarizado el empleo y los recursos».

Finalmente, el informe sostiene que «los reporteros están expuestos a ser blanco de intimidaciones por parte organizaciones delictivas (narcotráfico, trata de personas, mafias de policiales, etc.) y de la violencia policial cuando cubren manifestaciones».